1 abr. 2013

El perseguido

“ El perseguido”




Tenía la certeza de que aquella situación la había vivido antes. No conseguía recordar donde ni como, pero en aquel momento poco importaba, tenía que seguir corriendo si quería salvar su vida y para esto solo contaba con sus piernas y con la noche que estaba cayendo poco a poco. El bosque oscuro e impenetrable se le antojaba peligroso, pero no mas que aquello que le seguía incansable desde hacía horas.

Se detuvo un momento para reponer fuerzas y escuchó. Todo estaba en silencio, parecía que la naturaleza entera dormía. Un poco mas relajado decidió descansar . Se sentó en lo que quedaba de un tronco carcomido por las larvas y ya mas tranquilo repasó los acontecimientos que le habían llevado a huir. La mañana que despertó con aquella sensación extraña de que era observado, aquel raro juguete que daba vueltas alrededor de la casa y ...Un sonido lejano de ramas y hojas aplastadas se estaba acercando, pero el hombre extenuado hasta el infinito y absorto en sus recuerdos no podía apercibirse de esto y cuando tomó conciencia, quizás ya era demasiado tarde.







2 comentarios:

  1. ¡Despertad! Ya han pasado las fiestas,hay q. ponerse las pilas y escribir.
    Para la clase del jueves pidieron un comienzo de relato q. enganche...Se me ocurrió esto...
    Marisa

    ResponderEliminar
  2. ¡Muy bien, Marisa! Ya me parecía demasiado corto, pero no me ha quedado claro si hay un bebé y un hombre del saco, o es el principio de un cuento fantástico. Esperaré la continuación con impaciencia.
    Abrazos, H.

    ResponderEliminar