28 abr. 2011

La papilla

Andá. ¿Quiénes serán estas? ¿Las conozco? No, no estoy segura. Aquí siempre hay un montón de familia. No sé si ellas. ¿Tías abuelas? ¡Huy que raro! ¿Qué será eso? Por mi vale, mientras que no me achuchen demasiado.
Están diciendo tonterías. ¿Que junte las manos? ¿Qué es esto de palmas palmitas, higos y castañitas? ¿Y turrón? Que palabra tan difícil. No entiendo nada, serán cosas de mayores ¡Cuidado que son complicados!. Ya está bien de palmotear que yo tengo hambre. A ver si se dan cuenta de que es mi hora. ¡Que no puedo esperar! Soy un bebé. ¡Necesito a mamá! ¡Ah! ya está aquí, con esa cosita que me pone en el cuello. Hum, que bien huele. Trae el platito de la papilla a rebosar, tendré que comer todo para ver a Winnie de Poo en el fondo.
¡Jó, me ha puesto en los brazos de la tía nueva! Mami, yo quiero que me des tu la comida, esta no sabe. Vaya lío. Glu glu glu. ¡No tan aprisa que me ahogo! !Está rica! ¡Eh! ¡Que te llevas la cuchara sin rebañar! Si que estoy lista. No, no tiene mucho arte la tía Mary, pone interés, se nota, pero experiencia. ¡Que esto es la nariz! ¡Pero dónde vas con la cuchara! ¡Claro! Me tienes sentada del revés y no sabes donde está la boca! Vaya día. Glu glu glu. Ahora parece que va mejor, ya sabe por donde como. ¡Pobre! Me ha puesto la cara rebozada de papilla. Glu, glu... ¡Agua! ¡Que me ahogo! Un sorbito. ¡Ah! Gracias mami, estás en todo.¡Uf! Que rato he pasado. ¡Sí! ¡Ahí está! W Winnie de Poo. Ya hemos terminado. ¡Venga! Límpiame y ahora un airecito con ruido. ¡Pero tía! Yo de pie, y me das golpecitos en la espalda. Ni idea, no tiene ni idea. ¡Mamáaaaaa! Ya, ya, me he quedado a gustito. Que bien te dejan estos ruiditos. Debe ser maja la tía. Hace lo que puede. ¡Hala! Ahora a dormir. Me pones en el cuco y nos liberamos las dos.
Pero. ¡Alguien tendrá que cambiarme primero? Hasta yo me huelo y esta sin enterarse.¡Guá guá guá! Ahí viene la abuela a rescatarme. Ella si que sabe. Pantalones fuera y caquitas fuera. Esto es vida, limpita y desnudita ¿Por qué no me dejarán así todo el tiempo? Con lo bien que se patea. ¡Eh! ¿Qué pasa con el talco y la cremita? ¿Dónde están? Así, así. ¡Muy bien! Y ahora la colonia. ¡Gracias abu!
¿Otra vez esta? ¡Que manía! ¿Manzanita yo? ¡Ahí va! La tía muerde. Ha sido pequeñito. No, no me ha molestado, casi me dio gustirrinin. Yo quiero dormir. Eso, en brazos de mi abuela, está tan mullidita y huele tan bien. Me estoy quedando frita. Mi osito ¿Dónde está?
Cuatro angelitos tiene mi cama...

13 comentarios:

  1. Aqui esta mi inyección de vitaminas para Zarigueya. Espero esto sea un monólogo interior...¡Que los eruditos lo diseccionen! ¡Por Fa!MARISA

    ResponderEliminar
  2. Hola, Marisa. En primer lugar lo he leído pero no parece un monólogo interior. Da la sensación de ser un estilo directo hablado. Sin embargo, voy a ser constructivo con la crítica, que no es tal. Sobran los puntos suspensivos. Han de ser pensamientos claros, pero inconexos. Y hay una manera de trasladarlos al texto: medita durante nueve minutos sobre un tema cualquiera, y deja divagar la mente, ya verás como te darás cuenta de las extrañas combinaciones de tu interior, y luego, pásalos al procesador de texto, y anótalos. Luego, búscales forma literaria, ¡y a sacar el conejo blanco de la chistera! Por lo demás, la idea y el intento me ha gustado. Es divertido. Pero es Vinnie de Pooh. El oso se llama Vincent.

    ResponderEliminar
  3. UFFFF. No creo que un bebé pueda tener un monólogo interior tan complejo.
    Me he divertido leyendolo, como siempre capaz de sorprendernos Marisa...Lo raro es que no he visto ningún asesino en el relato..Quizás la tía Mary...

    ResponderEliminar
  4. Voy a intentar leer más ejemplos de monólogo interior para hacerme una idea más clara, por lo que no puedo opinar aún, pero lo haré, no porque yo sepa mucho, sino porque opinar debe ser la "salsa zarigüeya". Pero, por ahora, estoy de acuerdo con Hyeronymus en cuanto a que sobran los puntos suspensivos, es puro signo de puntuación inexistente en nuestros pensamientos, y con Ingrid en lo del niño y la complejidad. Quizá mezclado con comentarios de otros protagonistas sería más verosímil. Volveré.

    ResponderEliminar
  5. ¡Menos mal que estaís vigilando la salud del blog!Acabo de quitar todos los puntos en el original, no puedo hacerlo en el "colgado", porque no sé...La tía Mary es una asesina en serie como sospechabas,Ingrid, pero en este caso lo ha pasado por alto porque de momento no se carga a los bebés y - cuando son tan inteligentes y piensan tan coherentemente como este que es superdotado por ser de mi familia.Ja-Ja-Ja.Chicos , agradecida por las reflexiones, que siempre son constructivas. Marisa

    ResponderEliminar
  6. Marisa, te informo, por segunda vez, como puedes modificar tu entrada y corregirla. Dirigéte a Editar Entradas del gestionador del blog. Clickeas, y te aparece la entrada que buscas en una lista. Vuelves a cliquear en ella, y te sale la ventana en donde has colgado el trabajo. y, ¡hale hop!, ya la puedes modificar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Aunque mi aportación a la supervivencia de Zarigüeya no sea (por el momento) publicando escritos, quiero dejar constancia de mi interés porque no sucumba y aportar mi granito de arena ayudando a mi querida Marisa.
    ¡¡Marisita, guapa!! Esta bebita no es que sea lista solo por ser de tu familia, además es lista porque es mujer y algunas destacais ya desde pequeñitas.

    ResponderEliminar
  8. Sí señora , las chicas somos la l...
    A pesar de los intentos de Hyeronimus por enseñarme como rectificar mis "entuertos", yo esperaba pacientemente a mí Lupita, para que hiciera su trabajo complementario en mi escrito, tal como corresponde al tandem que formamos. Sí aprendo...me perdería las oportunas fotos,los comentarios y las sorpresas. Por lo cual...¡ni se me ocurre! MARISA

    ResponderEliminar
  9. Hola, Marisa,
    el cuento ha mejorado (sin los puntos suspensivos); pero el discurso es demasiado coherente. Incluso se lo dices a una segunda persona, que es el lector, supongo. La foto que ha añadido Lupita guía sobre el tema del cuento. Ya he colgado más de la Saga Tusitala. Pero, dependiendo del personaje, el discurso del bebé, es demasiado coherente. ¿Será el hijo o la hija de La Máscara? (Es broma)
    Saludos y abrazos

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que ¿cómo será el monologo interior de un bebé? ¿Tienen monólogos interiores los bebés?
    El texto me ha gustado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Debo aclarar que en ningún momento trato de que nadie crea que un bebé piensa así o como. Para mi es un juego totalmente irreal, o mas bien ,lo que piensa un adulto que si ël fuera bebé, pensaria de las tonterías que se les hace y dice a estos seres pequeñitos. Marisa

    ResponderEliminar
  12. Claro que sí. Y creo que hay que valorear de este texto la ridiculización que hace de los adultos. ¿Porqué somos tan tontos con los niños pequeños?
    Y cinematográficamente hablando, yo recuerdo varias películas de bebes, que en realidad no hablaban porque eran pequeñitos, pero que la ficción les permitía expresarse y eran comentarios parecidos a los de Grumpy.

    ResponderEliminar
  13. Hola, a todos y todas,
    Esas dos películas son "Mira quien habla", "Mira quien habla, también", y la tercera secuela, con uno de los bebés, ya adolescente, en busca de su primo, que es un bebé, "El peque se va de marcha"

    ResponderEliminar