24 mar. 2011

CARTA PARA DAVID

Madrid, 17 de Marzo de 2011 Estimado David:

Permite mi atrevimiento al dirigirte esta carta; pero creo estar en falta si no reconozco que has hecho honor a tu nombre, el pequeño David vence al gigante Goliat. Tú, de cuerpo menudo, casi siempre vestido con colores oscuros, como el color de tu pelo y ojos, aceptaste el reto de luchar con el gigante. Crees que en tu rostro lo más significativo es la nariz, pero no, lo que resalta son los ojos grandes y muy redondos, con ellos, a veces dices más que con las palabras. Tu corta barba esconde unos labios finos que no sólo se mueven para hablar, igual que tus orejas que también comunican cuando se ponen rojas. Un día te ofrecieron seguir la moderación de un taller de escritura, empezado hacía meses y que estaba dañado por el malestar de sus participantes, se había suspendido bruscamente en dos ocasiones; decidiste luchar con el gigante. “¿Qué coño les cuento? ¿Qué sabrán?“ Pensaste. Has vencido a Goliat, tu honda ha sido la buena voluntad y las palabras. Gracias, pequeño David de ojos grandes.

Un saludo cordial, Maribel

(Caracterización del personaje a través del físico)

1 comentario:

  1. Precioso, me ha encantado.
    Nos vemos el jueves, espero

    Un abrazo

    ResponderEliminar