21 abr. 2010

Historia de un dragón


Yo nací en Munich hace ya algunos años y he sido muy feliz, desde mi gestación que duró unos 4 meses, hasta que estuve listo para trabajar y mas tarde durante el año que fui parte de los locos divertidos que formaban el equipo de rodaje de “La Historia interminable”.Por cierto...soy actor.
Recuerdo que tenía varios compañeros infinitamente más grandes, pero a veces creo que ellos me envidiaban pues aunque era un dragón pequeño me habían hecho muy, pero que muy completo. Precisamente me crearon así para que hiciera las cosas que ¨el otro¨ no podía. Yo era la replica en miniatura del gran dragón Frujur.Reconozco que él era mas vistoso, tan grande y majestuoso; podía hablar y hasta soportaba el peso de uno o dos niños....pero no volaba, eso lo hacía yo, me habían diseñado especialmente para ello, mi cuerpo lleno de cables, servos, muelles y demás mecánica era una perfecta obra de ingeniería semirobótica.
Cuando trabajaba me movían paso a paso delante de una gran pantalla azul y la cámara me fotografíaba en diferentes posiciones (creo que lo llaman stop motión) y luego unidas resultaban unos vuelos perfectos ¡Una verdadera pasada!
Había una persona que se ocupaba de mí me cuidaba y mimaba,era mi maquilladora A diario me sacaba de la caja donde dormía y después de repasar mi pelo reponer mis escamas y arreglarme en general me entregaba a los chicos que me fotografiaban, luego ella se iba al departamento de F.X. y yo me quedaba todo el día en el cuartito oscuro hasta que terminábamos la jornada de trabajo. Esta era nuestra rutina. Así pasó el tiempo y de pronto un día la pelicula se terminó de rodar, los estudios quedaron en silencio y todo el mundo desapareció . Nosotros, los principales actores quedamos abandonados en un hangar de los estudios Bavaria.
Apilados unos con otros pasábamos el tiempo recordando lo que fuimos : Actores imprescindibles mimados y egocéntricos, ahora solo éramos un montón de chatarra . Fué una mala época y al igual que en “El crepúsculo de los dioses” no nos resignábamos al olvido. Mientras, en nuestros cuerpos, en nuestras almas, el polvo se iba acumulando.
Con el tiempo nos hicimos a nuestro triste destino, y el Caracol decía que casi le gustaba mas este tipo de vida que la vorágine de los rodajes(claro que a un caracol nunca le ha gustado correr, son mas bien vagos) realmemte nadie le creía, pero nos lo callábamos.
Un día nos despertó un gran alboroto que venía del exterior, maquinas y gente hablando, acostumbrados al silencio nos asustamos bastante y nos agrupamos temblando .El gran Frujur nos dijo que él nos defendería de lo que fuera, estaba en primera fila y sería el primero en atacar pues era el más grande ,el más poderoso ¡Pobrecito! no se daba cuenta que ya era un autentico desecho de dragón ¡hasta la mandíbula la tenía desencajada! el Comepiedras le miró tristemente y dijo:
-Es la ¨Nada¨ nos destruirá y ese será nuestro fin.
Nos quedamos quietos temblorosos, esperando un terrible y desconocido final...
La enorme puerta se abrió de golpe y alguien gritó: ¨¡Eh , vosotros!..Sacar de aquí los moldes de los muñecos, llevarlos a la zona este del bosque y los destruís allí, los muñecos actores principales,los más grandes van al estudio 3, allí los arreglaran y se pondrán en la exposición permanente de la pelicula. Esto hay que limpiarlo en dos días ¡todos a mover el culo!”
El terror se apoderó de mí ¿qué harían conmigo?...yo no era un molde y tampoco era grande, solo era un pequeño despojo de dragón que una vez creyó ser un gran actor. Cerré los ojos, no quise ver como la ¨Nada¨ me devoraba y me desmayé.
¿Estaré soñando? Me pareció como si un pájaro cantara ...intenté abrir los ojos ,solo me respondió el derecho, el otro tenía un muelle roto y no se movía ,con el ojo bueno eché un vistazo. Aquello era un bosque y yo estaba semi escondido entre un montón de hojas. Sí, muy cerca cantaba un petirrojo y había ardillas y pequeños insectos pasando de árbol en árbol libres y felices.
No sé cuanto tiempo llevaba allí ¿meses? años quizás. Mis muelles estaban doloridos y oxidados, también mas de uno roto, pero de algo estaba seguro ,aquello no podía ser la ¨Nada¨. Aquel lugar estaba lleno de vida.
Un sonido que conozco muy bien me sacó de mis pensamientos...eran pasos humanos, se acercaban, traté de esconderme mientras un escalofrío recorría mi deteriorada estructura dorsal. Alguien tropezó conmigo.
-¿Qué es esto?,pero ¡si es la miniatura de Frujur! ¡como es posible que la hayan tirado aquí! Serán hijos de...
Aquel hombre que me recogió hablaba muy mal y no paró de decir tacos hasta que llegamos al estudio 3. Allí me esperaba una gran sorpresa, mis colegas,todos arreglados y maquillados como en los viejos tiempos me saludaban. Parecían felices, cada uno en su decorado mas representativo y lo mejor, ¡Había una cola interminable de gente admirándoles!
Gunter...(el que me había recogido) me llevó a un rincón , donde alguien estaba soldando la nariz de la vieja tortuga Morla.
-¡Eh Colin! Mira lo que encontré en el bosque.
Cuando aquel hombre se quitó las gafas de protección y me miró casi no lo podía creer, sí era él...mas viejo, con menos pelo, pero inconfundible...era mi creador, el escultor que me modeló ,el padre de todos nosotros ¿Qué hacía allí ,como es que había regresado?
Me echó una ojeada y murmuró algo en inglés ,después gritó...
-Marisa, ven...aquí tienes mas trabajo, tu juguete preferido necesita bastante arreglo. Si es que decidimos ponerlo en la exposición.
Cuando vi a mi maquilladora quise llorar, pero no pude, esa habilidad nunca me la habían dado... Pero quiero pensar que ella se dio cuenta de mis sentimientos pues me cogió con delicadeza, como siempre lo hacía, aunque dijo algo que me dolió.
-Esto está hecho un asco, no vale para nada imposible exhibirlo. Gunter, como este trasto en teoría es tuyo pues lo has rescatado de la ¨Nada¨, yo te lo cambio por una reproducción de la cabeza del Comepiedras , me lo llevo a Madrid y allí con tiempo veré si puedo restaurarle.¿Vale?
El trato se cerró y viajé a España. Fuí reparado,vivo en casa de mi maquilladora desde hace años, y he vuelto a ser feliz. A veces me llevan a alguna exposición de objetos de cine y de nuevo las gentes me admiran y me siento muy orgulloso cuando algunos padres que aun recuerdan mis aventuras, al verme les prometen a sus hijos que el proximo fin de semana verán en video ¨La historia interminable¨

No hay comentarios:

Publicar un comentario