4 jun. 2010

TOPO


Después de muchos años vuelvo a subir al "Topo", por última vez.

Durante el recorrido viajo al pasado que deseo me acompañe hasta el final. Me veo por el monte, lloviznando a veces con frío, entrar en un caserío para beber leche recién ordeñada. Otras veces, para comer fresas que los caseros cultivan en sus tierras. Huelo el verde de los prados y siento el placer de la libertad. Anuncian mi destino. Salgo del recuerdo para buscar el abrazo eterno del mar.

Pero ... en el andén reconozco esos ojos verdes, ¿me esperan?

-¡Aitor!

-¡Maitia!

No hay comentarios:

Publicar un comentario